Patrimonio Cultural

POSTALES        VIDEOS        UBICARTE

 

Conocer nuestro patrimonio cultural, aquello que conforma nuestra identidad como nuevoleoneses, es fundamental para entender quienes somos. A través de esta sección podrás reconocer qué tipos de legado cultural existen en Nuevo León, lo que hará posible su valoración y cuidado para que las siguientes generaciones se identifiquen con él y puedan disfrutarlo.

La palabra patrimonio proviene del latín patrimonium, o “herencia del padre”. En el entorno cultural de un pueblo, su patrimonio incluye las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad comunitaria; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte, los archivos y bibliotecas. Podemos clasificar el patrimonio cultural en dos grandes categorías: tangible e intangible.

Conocer y disfrutar nuestro patrimonio cultural es un derecho de todos. Preservarlo es un deber moral hacia nuestro pasado y hacia nuestro futuro.

PATRIMONIO TANGIBLE

El patrimonio cultural tangible está integrado por los bienes muebles e inmuebles elaborados por el hombre en el pasado. Estos bienes son de valor desde el punto de vista arquitectónico, arqueológico, histórico, artístico o científico. Dentro de este patrimonio hay diversos tipos: arquitectónico, arqueológico, histórico y artístico, entre otros.

Patrimonio Arqueológico
Según nuestras leyes, este tipo patrimonio lo conforman todos los bienes que produjeron las culturas anteriores a la llegada de los españoles, así como los restos humanos (entierros) o de la flora y fauna relacionados con dichas culturas. Incluye también los fósiles o cualquier rastro de animales de interés paleontológico, entre ellos los esqueletos de dinosaurios. Algunos objetos que se han encontrado en el estado y que tienen una antigüedad de hasta 10 mil años, son fogones, puntas de flecha, raspadores, piedras de molienda, petroglifos y pinturas rupestres.
Patrimonio Arquitectónico
Reúne tanto los edificios monumentales como los modestos y sencillos que dan identidad a barrios y ciudades. Todos ellos tienen valor cultural pues reflejan nuestra memoria física y nos hablan de la evolución de nuestras ciudades. Podemos reconocer como patrimonio ejemplares de la arquitectura norestense que se caracteriza por su sobriedad y sencillez de líneas, sus volúmenes cuadrados y austeros, y sus muros anchos y altos, de adobe, sillar o piedra. También hay edificios con una fuerte influencia europea, así como numerosos inmuebles de estilo moderno del siglo XX que no por ser más recientes, son menos valiosos.
Patrimonio Artístico
Dentro del patrimonio artístico se encuentran las pinturas, las esculturas, las realizaciones de las artes decorativas o menores, así como otras manifestaciones. También podemos considerar los murales y vitrales, puertas, ventanas, algunas decoraciones en fachadas y lámparas, entre otros objetos. En las ciudades encontramos gran variedad de muestras de patrimonio artístico, como esculturas urbanas o en relieve, estatuas, monumentos conmemorativos, bustos, fuentes, portales, mausoleos.
Patrimonio Histórico
La herencia de nuestros antepasados incluye objetos que poseen un valor histórico y son claves en nuestra memoria pues estas piezas nos sirven para evocar, recordar y explicar otras épocas. Objetos de uso diario en la casa y en los diferentes oficios, objetos personales de nuestros antepasados o de personajes relevantes de la comunidad, objetos del culto, de las fiestas y ceremonias colectivas, así como los documentos, fotografías, tarjetas postales e incluso películas, son parte de nuestro patrimonio histórico.
Patrimonio industrial
A partir de la revolución industrial el progreso técnico ha marcado profundamente la forma de vida y transformado las ciudades. El patrimonio ligado a la cultura industrial posee valores históricos, tecnológicos, sociales, arquitectónicos o científicos. Puede estar constituido por edificios, máquinas, talleres, molinos, fábricas, minas, depósitos, medios de transporte e incluso sitios donde se desarrollan las actividades sociales relacionadas con la industria tales como la vivienda, el culto religioso, o la educación.

PATRIMONIO INTANGIBLE

Los aspectos intangibles del patrimonio cultural abarcan expresiones como las tradiciones, la gastronomía, la herbolaria, la danza, la música, la artesanía y los oficios que dan un sentimiento de identidad y continuidad a las comunidades, a los grupos e individuos.

Tradición oral y creencias
La tradición y la identidad, nuestra forma de ser y pensar, se transmiten oralmente o mediante el ejemplo y se modifican con el transcurso del tiempo o a través de un proceso de recreación colectiva. La tradición oral incluye cuentos, leyendas, dichos y refranes, historias y creencias, entre otras expresiones.
Artes del espectáculo
Las artes del espectáculo incluyen música, danza, teatro y otras expresiones similares. La música contempla tanto la “artística” del pasado, como la música tradicional. De igual forma sucede con la danza tradicional y folclórica.
Festividades
Otras manifestaciones son las festividades tradicionales, que pueden ser de varios tipos: las fiestas cívicas, las populares y las religiosas. Las cívicas son las que celebran todos los mexicanos, como el día de la Independencia, las fiestas populares más conocidas son las ferias, que tienen su origen en la necesidad de las comunidades de intercambiar o vender sus productos agrícolas y ganaderos. Finalmente, las fiestas religiosas más tradicionales pueden ser las que celebran todos los cristianos, como la Navidad, o las fiestas específicas de los pueblos, dedicadas a su santo patrono.
Conocimientos y prácticas relativas a la naturaleza y al universo
Estos conocimientos y prácticas se manifiestan de diferentes maneras, como por ejemplo, a través de la herbolaria y la gastronomía. Del mismo modo existen los oficios artesanales y tradicionales. La diferencia entre ellos es que en los oficios artesanales se transforma la materia prima de la localidad en diversos productos como trenzas tejidas de palmito, talabartería, juguetes tradicionales o panadería. Por su parte, el oficio tradicional no necesariamente se refiere a la elaboración de un producto, pues también podemos considerar como oficios tradicionales los des canalero o los descascaradores de nuez, entre otros.

Servicios educativos que ofrece:
• Capacitación sobre la temática de capacitación cultural en municipios.
• Recorridos culturales dirigidos por expertos por espacios patrimoniales.
• Publicación de recorridos y postales virtuales en la página web de CONARTE y redes sociales.
• Montaje de exposiciones patrimoniales en municipios con material didáctico para realizar recorridos guiados.

 

 

El patrimonio cultural de NL y la fotografía móvil